Historia del mueble
   

TÉCNICAS ARTISTICAS EN LA ESCULTURA Y LA PINTURA
EL MUEBLE DEL S.XIX
Enlaces
Historia de Restamueble
Inicio
Historia del mueble V
Técnicas de restauración
Historia del mueble
HISTORIA DEL MUEBLE IV
Historia del mueble III
Consejos & Remedios
Historia del mueble II
TÉCNICAS DE RESTAURACIÓN II
Historia del mueble oriental, China y Japon
Mis enlaces favoritos nuevo

imagen
El mueble en la civilización Egipcia
Taburete en madera y cuero, asiento utilizado por todas las clases sociales
imagen
Silla estable en madera de ebano y policromada, patas imitando a las garras de un leon
imagen
La historia del mueble, tiene su origen en la evolución y progreso de la humanidad, pero las primeras referencias bastantes completas que tenemos se refieren al antiguo Egipto.

Los egipcios ubican la mayoría de sus ciudades y pueblos en las cercanías del río, o a una distancia considerable o elevadas sobre montículos, intentando en ambos casos evitar los efectos de la inundación. Las principales ciudades eran elegidas por el faraón y todas ellas estaban organizadas de forma caótica, tomando como centro los edificios públicos. Las construcciones eran en su mayoría de adobe, material creado con paja y barro, debido a la ausencia de piedras y madera en la zona. Sólo los grandes templos y las construcciones funerarias utilizaban piedra sacada de las canteras de Wadi Hammamat u otras zonas cercanas a las fronteras.

Las excavaciones arqueológicas nos ha permitido saber que la casa egipcia estaba construida alrededor de un patio, demostrándose que fueron habitadas por un amplio número de personas y que fue creciendo respecto a las necesidades familiares, transformándose incluso en un conjunto de casas. La casa tenia una planta cuadrada con un espacio central precedido por una antecámara. A su alrededor nos encontramos los dormitorios y las habitaciones destinadas a almacén. Incluso en algunas casas de Tell el-amarna se han encontrado cuartos de baño. Estaban situados junto a la habitación principal y separados de ella por un muro bajo cubierto con caliza. Constaban de una zona de baño y de un retrete consistente en un asiento ubicado sobre una vasija rellena de arena.

Algunos miembros de grandes familias tenían amplias casas en las afueras de las ciudades, a modo de urbanizaciones de alto standing. Las villas estaban rodeadas de árboles y jardines con estanques, cocinas, talleres, establos, graneros y casas para los sirvientes. Los restos de mobiliario que nos han quedado no son muy abundantes y corresponden a las clases sociales más acomodadas. El taburete era el mueble universal egipcio ya que en su uso no se encuentran distinciones sociales. Más elitista es la silla y las camas, realizadas en madera. El ajuar era de lino y utilizaban unos reposacabezas para dormir.

Los muebles egipcios se caracterizan por su sencillez de estructura, utilizando clavijas de madera y ensambladuras elementales. La decoración es geométrica utilizando colores vivos. La ornamentación en los muebles de lujo, se realiza con bajorrelieves, taracea en oro o marfil y maderas finas, los motivos de animales y plantas. Un elemento interesante es el uol, realizado en madera, es una especie de media luna con pie que se utilizaba como almohada para separar la cabeza de la cama y no estropear los complejos peinados.


Para pintar los muebles, recubrían la madera con una selladora semejante al yeso, para después aplicar los tintes pigmentados sobre la superficie seca, se puede observar en muchas sillas, tumbas y otros objetos encontrados en yacimientos muebles decorados con gran lujo de detalles.
Eran abundantes los escabeles, muestran una base cúbica formada por una estructura de listones de madera y el asiento curvado anatómicamente. Las camas muy simples estaban formadas por una base de madera a la que se fijaban cuerdas o tiras de cuero recubiertas de telas o pieles, los ejemplares mas ricos presentaban a los pies un bajorrelieve pintado.
El resto del mobiliario eran arcones, lámparas, mesas de varios tamaños y utilidades, reposapiés decorados con garras de león o de toro, cabezas de felino y aves con alas desplegadas y generalmente policromados, reproduciendo escenas cotidianas de la vida social de la epoca.
Mueble reposacabezas en marfil
imagen
Cofre en relieve policromado, utilizada para guardar unguentos o perfumes.
imagen
EL MUEBLE EN GRECIA-CUNA DE OCCIDENTE
imagen
imagen
imagen
EL MUEBLE EN GRECIA-CUNA DE OCCIDENTE

La antigua Grecia se extendía por la península balcánica, las islas del mar Egeo y las costas de la península de Anatolia, en la actual Turquía.
La cultura helénica fue la primera gran etapa de nuestra civilización occidental. Con la observación de la naturaleza y el uso de la razón, los griegos inauguraron una nueva etapa en la historia del conocimiento humano.
Las casas griegas eran sencillas y construidas con materiales livianos, sólo las casas muy ricas establecen habitaciones separadas para hombres y mujeres y disponen de pozos de agua. Las viviendas de campo se construyen con piedras y adobe. En la ciudad, las casas son de planta cuadrada, de modo que lo que se recuerda de ellas lo ha sido gracias a los romanos que las imitaron cuando las conocieron.

El mueble griego nace influido por las corrientes artísticas egipcias para, más adelante, ir cambiando con el desarrollo del pensamiento filosófico. En los primeros pasos del mueble griego se siguen muchas directrices egipcias, como el recubrimiento de la madera (esta vez del país) con materiales más ricos como los metales, el marfil o las maderas finas. También se hace uso de la pintura con finalidad decorativa. Las armaduras de los muebles son sencillas, aunque en Grecia se potencia la estructura vertical, hecho que dotaba de una mayor delicadeza y exquisitez a las piezas.

El griego fue un pueblo callejero, por lo que la bondad del clima determino una vida intensa al aire libre. Refiriéndonos a la clase media (artesanos, orfebres, mercaderes, etc) no solo era sencilla la construcción de la casa, el mobiliario estaba exento de ornamentación, lujo y valor. Las mesas eran pequeñas, casi siempre trípodes de madera, aunque en las casas de los potentados las solía haber de bronce, servían unicamente para comer, ya que no se conocían mesas de trabajo o de lectura.
Las camas fueron evolucionando desde las sencillas que describe Homero, y que consistían en simples montones de pieles, hasta las más complicadas de la epoca clásica como el “Kline”, una cama para comer acostados compuesta por un bastidor que sujeta una red de tiras de cuero entrecuzadas, y por un colchón. Estos lechos se alzaban sobre patas torneadas o escuadras cuya parte superior está decorada por un capitel. Dos de estas patas pueden elevarse por encima del bastidor formando un cabezal sobre el que puede disponerse una almohada para apoyar la cabeza. De este Kline se deriva el “triclinio”, amplio lecho en forma de U utilizado para comer y en el que, como novedad, podían acostarse tres personas.

Habían también sillas de diferentes modelos:”difros” o taburetes, el “klismos” sillas de patas curvas, respaldo ligeramente inclinado y muy cómodas, será la silla mas imitada durante el siglo XVIII por su comodidad y elegancia.
El mueble muy repetido en toda clase de casas era el “arka” o cofre, que servia para diferentes usos, no excluyendo el de asiento, los tronos con altos respaldos y decorados con flores de loto, en abanico, con cabezas de leones, de cisne o de carnero.
Gracias a la aportación de la cerámica de tipo, ánforas, vasos, recipientes de múltiples tamaños, que eran pintados hemos podido conocer la importancia del mobiliario, especialmente en la época clásica.
Conforme la cultura helénica se fue expandiendo, la sociedad se acomodo y la casa se convirtió en un hogar mas acogedor, las habitaciones se llenan de muebles elegantes y bien proporcionados.
imagen
El mueble en el Imperio Romano
imagen
EL MUEBLE EN EL IMPERIO ROMANO

Roma conquistó y domino todas las tierras del Mediterráneo y doto a esta diversidad de pueblos de una cultura común.
Gracias a las excavaciones de Pompeya y Herculano podemos hacernos una idea de cómo era la vida hace veinte siglos, en los restos arqueológicos encontrados figuran muebles de madera: camas, mesas, armarios y otros objetos que nos permiten imaginar como era su ambiente.

El romano fue un pueblo eminentemente poderoso y practico, culturalmente la influencia de Grecia es importante y se llegan a repetir exactamente algunos tipos de mueble; pero destaca el empleo de bronce con elementos originales.
Los muebles de bronce, cuya decoración es muy rica, unas veces se cincelan y otras se recubren o incrustan de plata y metales preciosos. Otros complementos de la decoración fueron el uso de telas y de tapices, llegados desde pueblos mas alejados del Imperio.

Los romanos gustaban de usar pocos muebles en sus casas. Se daba importancia a los ambientes diáfanos, aunque esto no quiera decir que no existiera una gran variedad de muebles. Los romanos empleaban hasta cinco tipos de mesas de diferentes, todas de origen griego y de diferentes formas geométricas, rectangulares, cuadradas o redondas, también se diferenciaban por el numero de patas, tres o cuatro.

Gracias a los artesanos y tallistas las patas adquieren formas de animales. Contaban con un gran numero de asientos, taburetes sin brazos o respaldo, sillas entronizadas, pesados sillones y lechos para acostarse durante los banquetes.

La decoración, en la mayoría de las viviendas y siempre en las casas nobles, era extraordinaria. Se empleaban molduras con diferentes motivos, la mayoría florales, relieves de estuco, etc. Grupos de estatuas, murales al fresco y mosaicos, con escenas de la vida cotidiana acompañaban a los romanos en su vida diaria.

En Roma encontramos la silla en forma de tijera, que se repite en Egipto y Grecia, a veces plegable y de bronce (bisellium) y que servia de taburete y apoya pies. A veces los laterales o brazos de los bisellium eran rematados con un relieve de cabeza de animal.
Había sillas de piedra con respaldo cóncavo, y que al contrario de lo que pudiera parecer eran cómodas, decoradas con relieves o inscripciones. Los sillones de piedra o mármol, ricamente ornamentados y tallados en sus laterales con motivos alados o con representaciones de animales, pero el asiento mas característico de la época fue el (curul) reservado para personajes públicos, algunas tienen las patas de doble curvatura con anillas para ser transportadas y ricamente decoradas.

En los lugares públicos eran corrientes los bancos (scamun) de bronce o de piedra. La mesa ocupaba un lugar importante en la casa, eran rectangulares con soportes de piedra, bronce y con tablero de maderas exóticas. En otras, los pies eran torneados o estriados con terminación en garras.
El (cartibulum) era la mesa característica con soporte de mármol, generalmente dos patas simulando dos leones con terminación con garras y entrelazados con hojas y volutas. Los (lararium) eran unos pequeños armarios que ocupaban un lugar en el atrio de la casa, donde se adoraban a los dioses domésticos. Los arcones eran similares a los griegos y egipcios con rasgos idénticos. El (lectus) lecho romano con armadura de bronce o madera con soportes torneados y brazos curvos. El (triclinio) lecho grande con capacidad para tres personas utilizado tanto por griegos y romanos para comer, todo decorado con telas y almohadones. Existían otros muebles secundarios como veladores, candelabros, etc...
EL MUEBLE PALEOCRISTIANO-BIZANTINO
imagen
En el arte paleocristiano hemos de distinguir dos periodos fundamentales: antes y despues de la paz de la Iglesia.

El primer periodo (313), se caracteriza especialmente por la ausencia de arquitectura al aire libre. Las construcciones mas comunes son las catacumbas, galerias subterraneas, que daban acceso a unas camaras grandes "cubicula", con lucernari o chimenea de aireación, y en cuyas paredes se abrian los nichos.

El mueble no es mas que un objeto cuyo fin es exclusivamente utilitario (no olvidemos que el cristianismo empieza en las clase mas desfavorecidas) y la ornamentación esta inspirada en la decoración romana.
Despues del edicto de Milan (313), se construyen una gran cantidad de nuevos edificios consagrados al culto, se requeria un templo en el que pudieran congregarse los fieles, para lo cual se adopta el tipo de basilica romana.

En la construcción de muebles el material mas utilizado es la madera, los habian totalmente metalicos o enriquecidos con aplicaciones de placas y cubiertos luego con ricas tapicerias.
Las sillas o cátedras eran rigidas, adornadas con profusión de tallas y con composiciones de arquerias y tablaje tallado. Un ejemplo de interes historico es la llamada "silla o cátedra de San Pedro", su estructura es cúbica, el respaldo con arquerias coronadas por un frontón y con anillas laterales para su traslado. El frente del trono esta cubierto por 18 tablillas de marfil con tallas inspiradas sobre un tema pagano.
En las primitivas "pyxis" o cajitas para reliquias, cubiertas totalmente de tallas, vienen representados multitud de escenas con muebles, sillas de tijera, tronos, camas de reposo, etc..Un mueble excepcional es la "catedra del obispo de Ravena Maximiniano", de estructura cúbica, con el respaldo concavo, cubierta totalmente con laminas de marfil delicadamente talladas.
Las mesas son simples tableros, sobre caballetes. Los muebles cerrados (armarios, arcones y escritorios) suelen aparecer con cierta frecuencia en pinturas y mosaicos.
De entre estos muebles destaca una mesa cerrada en forma de arcón y que utilizada por un escritor permite clasificarlo como escribinia. Los "scriptorium" eran muebles muy utilizados por los monjes. Los armarios de silueta arquitectonica con un caracteristico frontón de coronación.
Las camas se emplean ahora solo para el descanso y sus cabeceras son elevadas y decoradas, se cubren con telas y cortinajes.

La traslación de la capitalidad a Constantinopla y la división del Imperio Romano son dos hechos fundamentales para la historia artistica occidental. El arte romano, al ponerse en contacto con los elementos hélenicos y orientales, se transforma, se apropia de sus caracteres de lujo e intenso colorido.
La importancia de Bizancio es capital, conserva las formas artisticas de la antiguedad, desaparecidas en Occidente por las invasiones bárbaras.
En Bizancio, el marfil fue el material mas usado para los muebles de importancia. Los muebles, con el gran desarrollo que alcanza la seda en el S.VI, se van haciendo mas mullidos y comodos, prosigue la aplicación de chapas de metales preciosos sobre el mueble, se ven arquerias de medio punto, columnas estriadas, aplicaciones de esmaltes, oro y plata, algunas veces se recubren muebles con mosaicos.
EL MUEBLE ROMANICO
imagen
El arte románico deriva de la tradición artística romana, con aportaciones germánica, bizantinas e islámicas. Como característica del periodo, destaca la fragmentación del poder político en la nobleza y la división en clases de la sociedad, la economía es básicamente rural en la que una minoría, mediante el sistema de renta feudal vivía del trabajo de las clases bajas y campesinas.

El termino "románico" se debe al arqueólogo francés De Canmónt, con el románico se pretenden dos cosas: expresar la similitud entre el nacimiento de las lenguas románicas ( castellano, catalán, valenciano, gallego, francés) y el nuevo estilo artístico; y por otro, hacerlo entroncar con el arte romano de la época. clásica.
El mueble se va adaptando a las exigencias vitales de la época y solo responden a las necesidades practicas de la vida, son muebles creados con una simple visión utilitaria. Los ejemplos del mueble románico, son conocidos por las pinturas y las miniaturas de los códices. Se trata de muebles fuertes y pesados con una decoración estilizada de flora y fauna o de figuras fantásticas, en el S. XII serán ornamentados con pinturas y formas esculturales tomados de la arquitectura, con aplicaciones de hierro forjado, marfil, etc.
Muchos muebles se construían desarmados para facilitar su rápido transporte. La madera es el material imprescindible empleándose, el pino, tilo, nogal, roble y el castaño, en el norte se usa el roble, en Europa central el tilo y abeto, en el resto de España el nogal y el castaño son los mas corrientes. El uso de la marquetería en el mueble mudéjar español es ya de uso corriente, como las aplicaciones de hierro y de marfil.

Los decorados de los muebles, son principalmente tallas y pinturas, la pintura incorpora ya la figura humana, y compone escenas religiosas y simbólicas. Las tallas se trabajan sobre gruesos tablones y en gran relieve.
En los muebles de influencia morisca, la marquetería responde a dibujos geométricos, el empleo de telas y tapices, son en gran parte orientales, utilizadas para el enriquecimiento y decorado de los toscos muebles de hierro o madera.

La construcción del mueble es muy elemental y parecida en toda Europa, se ensambla a escuadra, con clavos y reforzados en hierro, que le da un valor artístico. En el S. XIII , el perfeccionamiento de la ebanistería, hace disminuir los refuerzos de hierro y empiezan a trabajar con maderas mas ricas y materiales de gran calidad, ( bronces, cobre, nácar y marfil ). Los muebles mudéjares, españoles y sicilianos, son de un exquisito trabajo de ebanistería, formando en el chapeado complicados dibujos geométricos.

SILLAS

Las sillas son muy escasas, en las mas corrientes los montantes son torneados y los respaldos se entrelazan con arquerías de medio punto, tallados y policromados. Los sitiales y faldistorios son asientos de honor para la nobleza y eclesiásticos, en forma de tijera, decorada con influencias moriscas, tallados y policromados, construidas generalmente en pino y nogal. Un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar en la Silla de San Ramón de la ex catedral de Roda.


MESAS

Las mesas no tienen valor artístico, son simples tablones soportados sobre caballetes y reforzados con herrajes, con el simple objeto de ser cubiertos con telas o tapices. Otras son octogonales o circulares, soportado por un pie o columna
ARMARIOS
El mueble románico por excelencia es el arcón, lo mismo se encuentra en la casa del campesino, que en los palacios o en las sacristías. El arca sirve de banco, mesa o armario, su numero excede de treinta en muchas casas.
Su desarrollo evoluciona inmediatamente, muchas son inspiradas en la antigüedad de los sarcófagos griegos y romanos. Muy toscas al principio, se perfecciona paulatinamente, La tapa es casi siempre plana, aunque algunas veces tenga forma de tejado. La madera va tallada o cubierta de tela o de cuero, y reforzada con clavos y herrajes, los ejemplares mas bellos son franceses y alemanes.
Por lo que a España respecta, esta el célebre arcón de Astorga, cubierto en forma de tejadillo policromado, es un ejemplar casi único. Se conservan arquetas hispanoarábigas, con decoraciones geométricas y estrellas, considerándose también de la época el legendario arcón del Cid, con la cubierta en forma de teja, comienza a hacerse algunos armarios con características muy semejantes a las arcas, altos, estrechos y con una sola puerta. Las puertas son tablas ensambladas, siempre reforzadas con piezas de hierro.
CAMAS
Las camas tienen sus cuatro patas torneadas y los cabezales muy altos, acabados en ligera curva y a veces policromado, siempre cubiertas con telas y tapicerías, tenían en un extremo unos escalones para poder subir y bajar cómodamente. En el manuscrito de las Cantigas de Alfonso X el Sabio, se pueden ver en miniatura diversos ejemplares de la época.

La casa noble se dividía en varios edificios y la vida se distribuía en plantas diferentes. Cada uno de los edificios y de las estancias se había construido con un propósito distinto. En la vivienda principal la ostentación se reflejaba en el mobiliario y la decoración interior. Ajuares de madera, muebles con tallas e incrustaciones artesanales, telas y tapices exóticos, venidos de tierras orientales y compradas en el mercado por los siervos... en las casas nobles había suficiente dinero como para mantener a toda la población.
EL ESTILO MUDÉJAR EN EL MUEBLE
EL ESTILO TARDO-GOTICO
Para empezar este estudio del muebles español, tomamos como referencia el periodo de los reyes catolicos que coincide con el ultimo cuarto del siglo XV.
En esta época se produce la constitución de la mación centralizada, orden, seguridad y prosperidad que contribuyen a un amplio desarrollo del mobiliario y la decoración.
Los muebles españoles siguen una linea similar a los paises de Europa Occidental excepto Italia, cuna del renacimiento. Su estilo es Gotico y sus estructuras son todavia de tipo medieval pero en España existe una nota diferenciadora, el influjo de la estetica hispano-musulmana, una caracteristica constante de nuestro arte, la personalidad del mueble español se ve definida por esta yuxtaposicion de elementos occidentales y arabes.
imagen
En este periodo hay dos tipos de mobiliario, el de uso simple y funcional y sin interes estetico, y el de aparato y ostentación, cuya decoración deriva de la arquitectura y escultura gotica, con ornamentación hispano-arabe. En las piezas de calidad aparecen tallas con figuras religiosas, temas vegetales y asuntos heraldicos en bajorelieve. Los adornos de tema musulman son por lo general de formas abstractas y geometricas, los muebles realizados en estos años gozan de unas caracteristicas que las acompañaran a través de la edad moderna; son macizos y pesados, pero con gran dignidad, con acabados generalmente poco cuidados y construción honesta.
Los materiales más usados son la madera de nogal, roble y pino para su construcción, hierro para los herrajes y guarniciones, en cuero y tejido para el recubrimiento, los muebles están acabados en patina natural, excepto las piezas más ricas que van doradas y plateadas o se cubren con tejidos (mueble ensayolado) o con cuero (encorados) y reforzados con barras de hierro.
imagen
En este tiempo el mobiliario es escaso dada la personalidad nómada de la nobleza y el mueble es ligero, transportable y desmontable, o muy pesado para que nadie lo pueda mover, dejandolo en las salas vacias del castillo temporalmente vacio. Las arcas, cofre y baules son los muebles más abundantes en esta época, los que desempeñan un mayor uso y funciones, y por tanto, los que reflejan la forma de vida de los españoles en el siglo XV.
imagen
Las sillas son denominadas de caderas, con incrustaciones en la madera con motivos geometricos y vestida de tela o en cuero. En este tiempo es muy escaso el mobiliario de asiento, dada la costumbre de sentarse a la morisca, es decir la de sentarse las damas sobre ricos almohadones dispuestos sobre una tarima alfombrada. Las arcas también se utilizaban como bancos de asientos y las mesas siguen la pauta medieval, facilmente desmontable.
La manifestacion más importante de este estilo fue sin duda la arquitectura religiosa, por eso los pocos muebles conservados de este periodo son basicamente ejemplares destinados a iglesias o catedrales ( sillones abciales, armarios de sacristia...) Una pieza caracteristica de este estilo gotico es el cassoné, un tipo de arca de origen italiano facilmente transportable y su aceptación continuara durante el renacimiento.
imagen
ESTILO PLATERESCO
España tarda en romper las ataduras de la edad media, es por eso que se admite tardiamente y desigualmente el renacimiento. El estilo Plateresco abarca principalmente la época de Carlos I y deja sus señas de identidad en el mobiliario realizado para edificios y palacios que se erigen durante estos años, cuya decoración se lleva acabo en el nuevo estilo de gusto itaiano.
Al igual que sucede con la arquitectura y escultura, en el mueble el estilo entra en dos periodos. En el primero la estructura del mueble evoluciona más lentamente que su decoración, por lo que podemos decir que es un Renacimiento a nivel ornamental. En la ornamentacion predominan los medallones con bustos de perfil, las tornapuntas en "S" anillada en vastago central, los balaustres y un monto de motivos vegetales, composición que puede recordar aún lo gotico.
imagen
En el segundo periodo, la figuracion es más abundante y esta realizada con más volumen y tamaño. Los muebles se structuran mediante las ordenes renacentistas, dando lugar a la aplicaióc de columnillas, dinteles, serlanas y frontones. En la decoración del mueble, se empieza a notar un afan perfeccionista y sofisticado que culmina en la segunda mitad del siglo XVI, que no tiene paralelo en la historia del mueble español.
Las técnicas decorativas empleadas en estos años son el relieve de tipo medio y bajo sobre madera generalmente de nogal, en el siglo XVI, las maderas lisas o labradas, se pueden dejar en el mueble en blanco, en decir en su color naytural, o se enriquecen mediante estucado, policromado, dorado y estofado, de todas la mas rica es la ultima porque requiere la combinación de las demas. Sobre una superficie de madera estucd y dorada, se pinta un óleo ocultando los panes de oro y a continuacion se raspa la policromia en las zonas que exija el dibujo a representar, haciendo reaparecer el dorado. El resultado de esta técnica, consugue efectos de gran riqueza.
imagen
En esta época una gran novedad a nivel decorativo es la taracea (taracea deriva de la voz arabe tarsi, que quiere decir incrustación) o marqueteria (segun Mainar, deriva del catalan de la palabra marquet, que se refiere tanto a la pieza a incrustar como el martillo utilizado a tal fin).Se utilizan tres clase de marqueteria, una la mas antigua se lleva a cbo incrustando diversos materiales como el nogal, boj y hueso. La mesa tradicional española del siglo XV y parte del XVI, es facilmente desmontable, es un mueble a la que no esta reñida su incuestionable utilidad, con su calidad y belleza de su decoración y que hace que se difunda en otros paises europeos.
Parrafo
imagen
España dio prueba de su personalidad al crear un tipo de mueble llamado: Bargueño. Estaba formado por un arco, con tapa y cajones, sostenida por un alto soporte de patas torneadas, se decoro con incrustaciones de madera y marfil que formaban dibujos geometricos inspirados en el arte musulman, se organiza de una manera que podriamos decir arquitectonica y que recuerda la fachada de edificios platerescos. Como en ellos, la decoración esta confiada a columnas balaustradas, medallones esculpidos y finos grutescos. Como en ellos, la decoración esta confiadad a columnas balaustradas, medallones esculpidos y en las partes más importantes del mueble es donde vemos bustos humanos de perfil.
imagen
EL MANIERISMO Y EL ESCORIAL(CORTE FELIPE II)
imagen
Parrafo
imagen
imagen
En la segunda mitad del S.XVI nos encontramos con dos estilos que discurren en paralelo y que nos lleva al gusto mejor definido del mueble español: el de la corte de Felipe II.
Uno de estos estilos es el manierista, ( el termino manierismo fue adaptado para designar el complejo fenómeno estilístico italiano y europeo que se desarrollo entre 1520 aproximadamente y la última década del S.XVI, es decir, entre la culminación del Renacimiento y los inicios del Barroco. La denominación deriva del termino italiano “maniera”, usado por Vasari como sinónimo de estilo, para indicar el modo de componer de los artistas del Renacimiento ).
La maniera se convierte en una técnica decorativa, exenta de toda intencionalidad. La talla en relieve se trabaja con gran precisión y refinamiento, desarrollándose, de un lado, temas figurados de influencia plateresca, y de otro de influencia de estampas flamencas y de Fontainebleu.
Los muebles realizados en esta época presentan acabados decorativos muy elaborados, usando técnicas tanto escultóricas como pictóricas, con dorados y cromatismos de indudable belleza.

El otro estilo deriva de “El Escorial”, los muebles son de concepción elegante y bien definidos, su estructura es arquitectónica y con elementos tectonicos como columnas de orden toscano, pilastras estriadas, frontones triangulares, etc.,con otros elementos como remates en forma de bola o pirámide, las volutas en espiral, los espejos convexos y cartuchos enlazados, etc.

En la actualidad hay muy pocos muebles conservados del entorno de Felipe II, algún ejemplar que podemos ver en la actualidad es el escritorio donado por el rey al monasterio de Guadalupe, los armarios para libros de la biblioteca del monasterio del Escorial, o un armario-archivo de madera de nogal tallada que se conserva junto a diversos muebles en el ayuntamiento de Huesca, un aspecto muy importante del mobiliario español es la utilización temprana de madera americana y totalmente nueva en Europa, y de chapeado de plata para realizar muebles de lujo. En la testamenteria de Felipe II encontramos numerosos ejemplos, como maderas de acaná y caoba de las Indias, y de los muebles de plata, como una cama de 105 kilos de peso.

En este siglo es importante la afición de la nobleza por los muebles orientales, donde se encuentran importantes pruebas de ello en relicarios de catedrales, clausuras y palacios reales. En “El Escorial” aún existen sillas chinas de la época.

En este tiempo el arca sufre transformaciones, realizando decoraciones de tipo renacentista y presentado en dos puertas en su frontal, un ejemplo que se puede apreciar es el arca-armario conservada en la catedral de Burgos, y también los conservados en el museo arqueológico de Madrid. En la segunda mitad del siglo XVI como hemos dicho anteriormente la transformación de el arca, nos lleva a la aparición de escritorios, arquemesas y contadores, los escritorios llegan a ser muebles importantes del ajuar domestico.
Es tal la afición por los escritorios, que la corte y la nobleza llegan a realizar grandes dispendios en su compra, importados de Italia, Alemania y China muchas veces realizados con una tapa frontal abatible (arca-escritorio) al gusto español, con talla superpuesta, con temas góticos o al estilo plateresco y con trabajos de taracea, desarrollando temas de raiz islamica, a veces combinados con motivos renacentistas.
EL MUEBLE DEL S.XVII EN ESPAÑA
EL BARROCO
Vamos a empezar el estudio del mueble del S.XVII en la etapa del Barroco que abarca distintas epocas. La epoca de FelipeIII (1598-1612). Felipe IV(1621-1655) y la época de Carlos II(1663-1700).
El S.XVII se caracteriza por una crisis general de Europa: empobrecimiento, hambre, miseria, peste, caza de brujas y conflictividad politica, social y religiosa, acentuda ademas en España por el hostigamiento y perdidas de colonias americanas, la expulsión de los moriscos y el posterior pirateo de estos al levante español, las guerras politicas,etc.y frente a esto cabe destacar la brillantez y la espectacularidad del arte barroco que nace como expresión artistico-propagandistica de la monarquia impulsada tanto por autoridades civiles como eclesiasticas.
imagen
Parrafo
imagen
Parrafo
Parrafo
imagen
Felipe IV nació en 1605 y sucedió a su padre en el trono en 1621, y al igual que este confío los asuntos de estado en un valido, el Conde Duque de Olivares. Su reinado estuvo plagado de reveses para la corona de los Austrias.
La intervención española en la guerra de los treinta años se saldo con notables pérdidas territoriales (paz de Wesfalia 1648) agravada en 1659 tras la firma de la paz de los pirineos con Francia a la que entrego la Cerdeña, el Rosellón y algunos plazas de Flandes. Las relaciones con Inglaterra se llevaron por mal camino perdiéndose Jamaica. A todo esto se sumaron conflictos internos.
Corresponde todavía al reinado de Felipe IV parte del siglo de oro de la literatura española, la época de Lope de Vega, que con altas manifestaciones plásticas, (el Greco,Velásquez, etc.) compensa en el interior, el desprestigio creciente en el exterior.
Este ímpetu cultural y artístico se refleja en el mobiliario, así la característica principal del mueble es el casticismo y la ostentación, casticismo a la necesidad de hacer economía y ostentación a la necesidad de impresionar.

El Conde-Duque de Olivares levanta el palacio del buen retiro, se construye con gran rapidez y con materiales sencillos con un resultado arquitectónico no muy rico, que constrata con los interiores del palacio, se realiza gran cantidad de tapices, colgaduras, “bufetes de jaspe” y escritorios magnificos, el mas rico es el que regala la Junta de Obras y Bosques, de ébano, marfil, columnillas de cristal y figuras de plata y oro, valorado en torno a los 30.000 ducados de la época, la misma cama del Rey obra del platero Jorge de Quevedo, con cuatro grandes columnas y veinte pequeñas, solo alcanza 2500 ducados.
Hoy dia la idea que nos hemos hecho de los muebles conservados, nos hace creer que eran de una rusticidad generalizada, nada mas lejos de la realidad, la causa de que estos muebles suntuosos no haya llegado hasta nosotros era que en cualquier momento se podían volver a fundir, como sucedió en toda Europa.
El incendio del Alcazar nos ha privado de la principal colección de muebles de la época, excepcionalmente podemos conocer como eran en el salón de los espejos, gracias al magnifico retrato de Carlos II joven, pintado por Carreño (museo del Prado) en el citado salón se dispone “seis bufetes de pórfido iguales” cuyos soportes son “dos leones al natural de bronce dorado con una bola de mármol”. En la pared sobre cuatro de los bufetes se colocan ocho espejos, “con marcos de ébano de Portugal y unas empresas de bronce con una aguila cada espejo”.
En la actualidad se conservan cuatro leones en el salón del trono del Palacio Real y siete en el museo del Prado(la decoración del palacio se le encargo al pintor Velásquez).
imagen


De la afición al lujo de la nobleza cabe destacar como ejemplo el mobiliario del dormitorio del Conde de Benavente, según el inventario de 1623, con pinturas nada menos que de El Bosco y de El Greco. La cama es de madera de palosanto y bronce, hay tres escritorios de marfil y ébano y entre estos uno tallado con figuras, vasas y capiteles de relieve entero de marfil, cinco bufetes de “piedras de jaspe” y como complemento un “órgano grande de ébano” y un nacimiento de escultura.
Otro ejemplo del mobiliario que podemos describir es la casa de Velásquez . Reside Velásquez en la casa llamada del tesoro, una de las anejas a palacio. Casa que se compone de cuatro plantas, el cuarto bajo, la bovedilla y el cuarto alto. En cada uno de los pisos hay varias estancias, las de la planta baja, que tendrían oficio de recibimiento, estrado y dormitorio, están muy bien amuebladas, con una sillería de “baqueta de Moscovia” con clavazón dorado y que podemos suponer con brazos, varios bufetes y escritorios, entre los primeros uno muy rico, “de piedra negra con sus pies de palosanto”. Hay bastantes cuadros entre ellos un Cristo en la Cruz de Pacheco y un retrato de Inocencio X, cuatro escaparates entre cuyos cristales se conservan, protegidos del polvo, cosas de plata,etc..en la bovedilla o entrepiso es donde Don Diego tiene su cuarto de trabajo. Subimos desde aquí a la bóveda, su piso mejor amueblado, donde además de los bufetes, un escaparate, una papelera y un escritorio contiene muchísimas curiosidades como dos cocos de la india guarnecidos de plata, posee dos camas magnificas, una de ellas de damasquillo carmesí, con sus cortinas y su cielo y cuatro medias camas de nogal. En el cuarto alto, donde están la cocina, un cuarto de cofres y baúles y dos armarios de pino.

En el reinado de Felipe IV cabe destacar la aparición del mueble escaparate de gran difusión en España y que llama la atención a los visitantes extranjeros, especie de vitrina acristalada chapeada de concha de tortuga y placa de hueso sobre ébano, que servia para guardar objetos de plata, retratos, figurillas, etc..el mueble tiende a destacar aspectos ornamentales, aumenta la molduración y la talla, el torneado acepta formas cada vez mas complejas, a causa de la influencia de Portugal. Los elementos utilizados para la decoración derivan de la arquitectura barroca, con frontones curvos, arquerías, columnillas torsas y salomonicas, montantes en forma de columna toscana.
Aparecen motivos de gusto naturista y se siguen utilizando otros de tipo geométricos. La taracea sobre nogal macizo va quedando relegado al ámbito popular y su lugar lo ocupa el chapeado geométrico, que forma dibujos estrellados y entrelazados, combinando concha de tortuga y hueso.
El mueble escritorio sigue siendo el mas atractivo, se importan de Flandes y de Nápoles, los primeros de ébano, concha de tortuga y bronce con sobrepuestos de plata relevada y con pinturas y los segundos con marquetería del tipo “machio e femina”, en marfil y ébano.

El escritorio salmantino es el de mayor importancia en España. Las cajas de los escritorios tienen gran cantidad de herrajes y placas de hierro caladas, muchas veces doradas y puestas sobre terciopelo.
El frente de gavetas se dispone de una puerta destacada sobre las demás donde se multiplican columnillas, bien tórsas o salomonicas. Además en toda la superficie disponible se embuten plaquetas de hueso pintadas con pequeñas flores con sentido plenamente barroco.

De la silla de brazos en el reinado de Felipe IV apenas cambia su decoración, se mantiene porque es un mueble funcional y económico. En esta época abundan las llamadas sillas de estrado, de pequeño tamaño, y los taburetes de tijera, derivados de las jamugas o sillas de cadera, y las sillas torneadas con asiento de enea.
Las mesas con fijadores de hierro y patas torneadas preferentemente o bien se construyen con travesaños perimetrales y cajones. Suelen ser muebles pesados y decorados con tallas en los cajones.